Notas de prensa - Entrevistas

28 octubre 2020

Entrevista a uno de los pioneros de la circularidad, ponente en Unprecedented Virtual Forum

Walter R. Stahel: "Los actores políticos y económicos han de actuar rápidamente para implementar la economía circular"

Arquitecto y analista industrial suizo Walter R. Stahel está considerado como pionero de la economía circular. En 1983, fundó el Product-Life Institute (Suiza), la consultora más antigua establecida en Europa dedicada al desarrollo de estrategias y políticas sostenibles. Stahel es uno d los ponentes más destacados de Unprecedented Virtual Forum.
 
Pregunta: En los años 80 del siglo pasado, usted ya acuñó el término de economía circular… ¿Era un visionario o la situación de entonces ya hacía pensar en un cambio de paradigma?
 
Respuesta: Las señales estaban en la pared. En 1972 se celebró en Estocolmo la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Medio Ambiente y se publicó el Informe sobre los límites del crecimiento del Club de Roma. En 1976, presenté mi informe sobre el potencial para sustituir mano de obra por energía a la Comisión Europea en Bruselas, que definió una economía en bucles como solución, que se publicó como libro en 1981 y en 1982 gané un premio en el Mitchell Concurso de premios en TX con un artículo titulado The Product-Life Factor.
 
Desde entonces, el término sostenibilidad parece ser un comodín… ¿Cómo ha evolucionado la sociedad desde aquellos años hasta la actualidad?
 
Los primeros signos de la década de los 70 se vieron reforzados en 1992 por la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Medio Ambiente en Río de Janeiro y su Agenda 21. Algunas conferencias en los Estados Unidos y Europa discutieron la economía en bucles, y también en Japón bajo el título de Eco-Diseño. El tema se desvaneció a principios del siglo XXI y fue revivido por la recién fundada Fundación Ellen MacArthur en 2010. A partir de 2015, el interés político en el tema creció y en 2019 se volvió endémico.
 
Parece que los Gobiernos, especialmente los europeos, se están tomando en serio la necesidad de apostar por la economía circular y la sostenibilidad. Como experto, ¿comparte esa sensación?
 
Alemania aprobó una Ley de Economía Circular a mediados de la década de los 90, pero limitó su aplicación al reciclaje. Austria lo siguió poco después. El primer gobierno importante en actuar fue el de China, que organizó una conferencia internacional en la Universidad de Tongji en Shanghai en 2005, donde 25 expertos, incluido yo mismo, discutieron el potencial de una economía en bucles. Un año después, China publicó su Ley de Economía Circular, que se ha convertido en un pilar de su estrategia industrial. Japón siguió poco después, los gobiernos europeos se activaron a partir de 2015 y la Comisión de la UE en 2017. Hoy en día, la mayoría de los países de todo el mundo están investigando la economía circular para identificar oportunidades de reutilización, reparación y refabricación. El reciclaje sigue siendo necesario como estrategia de gestión de residuos, pero en muchos casos no resulta rentable.
 
¿Y las empresas? ¿Y los ciudadanos?
 
Entre las primeras corporaciones que apostaron por este concepto, estuvieron Xerox, Caterpillar o General Electric a principios de la década de 1990, así como Eastman Kodak y Fuji con cámaras de un solo uso; en realidad, fueron los primeros bienes de consumo que se refabricaron y revenden. La mayoría de los administradores de flotas, como los ferrocarriles, las aerolíneas y las Fuerzas Armadas, ya habían aplicado los principios de la economía circular y de rendimiento después de la Segunda Guerra Mundial.
 
Los talleres y artesanos locales activos en actividades de operación y mantenimiento, por ejemplo, reparaciones, siempre han trabajado en este campo, como mecánicos, plomeros, electricistas, carpinteros, albañiles, talleres de automóviles o tintorerías.
 
Los agricultores y la mayoría de los ciudadanos tradicionalmente han reutilizado y reparado los objetos ellos mismos, a menudo, para ahorrar tiempo o dinero.
 
¿Son la ciencia y la tecnología aliados para un mayor desarrollo de la economía circular?
 
La ciencia y la investigación en energía circular, química y metalurgia son impulsores de los desarrollos futuros de la economía circular. Se necesitan nuevas tecnologías para facilitar la reparación y refabricación de objetos. La educación y la capacitación en habilidades de nuevos sistemas, como restauradores de vehículos y plantas, son necesarias para mantener el conocimiento de las tecnologías pasadas, que hoy todavía existen en la cabeza de los trabajadores más veteranos, los llamados "trabajadores de plata".
 
¿Qué papel pueden jugar entidades como la que usted dirige en la divulgación de la economía circular?
 
Muchos expertos conocen el conjunto de conocimientos técnicos y comerciales de la energía circular, pero ahora debe difundirse a todas las aulas y salas de juntas, Parlamentos e instituciones financieras, para que los actores políticos y económicos lo pongan en práctica rápidamente.
 
¿Qué se debería hacer aún para lograr una mayor implementación de este nuevo modelo económico y social? 
 
Los sistemas tributarios sostenibles, que no gravan el trabajo y los salarios, sino las emisiones, el consumo de recursos no renovables y los residuos es la mayor palanca para acelerar el cambio a una economía circular con sus actividades intensivas en mano de obra de cuidado de las personas, la naturaleza y existencias manufacturadas.
 
Un cambio en la contratación pública hacia objetos y servicios de la energía circular también daría una señal clara a los actores económicos de que los tiempos están cambiando.
 
¿Cree que la pandemia actual puede servir para que todos nos replanteemos el futuro? ¿Cómo será el mundo post-Covid?
 
Para las regiones industrializadas, el Covid ha planteado el desafío de varios cambios estructurales:
 
• pasar de una economía industrial lineal globalizada, donde se obtienen beneficios optimizando el rendimiento y los flujos de recursos y vendiendo bienes, a una economía de rendimiento, donde se obtienen beneficios de la venta de rendimiento y bienes como servicio y se mantiene la propiedad.
 
• aceptar que los servicios esenciales de cuidado de las personas y la naturaleza que requieren mucha mano de obra, y las actividades de operación y mantenimiento del cuidado de las existencias de objetos manufacturados (enfermeras, médicos, recolectores de basura, bomberos, policía, fontaneros, limpiadores) son tan importantes para el bienestar de la sociedad como son actividades productivas mecanizadas en los sectores de la minería, la fabricación y la construcción intensivos en recursos y capital.
 
• integrar conceptos de descentralización inteligente para reemplazar la globalización (para elementos esenciales como alimentos, equipos médicos y productos farmacéuticos) y la economía de escala; y de introducir el valor de uso en lugar del valor de cambio (valor depreciado) como la noción central de valor económico.
 
¿Es optimista, pesimista o realista? 
 
Siempre he sido optimista conmigo mismo, realista con las acciones de otras personas e instituciones.
 
Quiere añadir alguna cosa más…
 
La economía circular se trata de economía, innovación y competitividad. Sabemos que es factible, sabemos cómo hacer el cambio, ¡hagámoslo ahora!
 
Barcelona, 29 de octubre de 2020
 
Edu Pérez Moya
93 233 21 66
eperezm@firabarcelona.com